Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ESA PRIMERA MIRADA

Pues sí….vais a ser papá y mamá por primera vez. Y os aseguro que esos ojos que se miran atentamente cuando la noticia llega a vuestra vida tienen un brillo especial. Un brillo que recuerda a esa primera mirada de cuando os conocisteis. Esa mirada de ilusión, de no saber que, de embobamiento.

Y aquí empieza un nuevo camino. Desconocido e inquietante.

Yo la verdad es que me documenté poco en cuanto al embarazo, parto y recién nacido. Todo fue saliendo según mi instinto. No tenía tiempo de leer libros, revistas y ver documentales. Así que todo fue saliendo de forma natural.

Pero cierto es que después de dar a luz puede leer porque fue en ese momento donde empezaron todas mis dudas en muchos aspectos: alimentación, estimulación, educación…

Así que me leí todos los libros del pediatra Carlos González, libros sobre acompañamiento respetuoso. Lecturas que me ayudaron a observar la infancia desde otra mirada.

Creo que es importante que los padres y las madres empecemos a tratar la infancia de otra manera. Que aprendamos a mirarla de otra forma. Y os aseguro que este tipo de libros os ayudará un montón.

Después de mi parto conocí a Michel Odent. Para mí una persona y profesional de los de quitarse el sombrero. Hay cosas que quizá no comparta con él pero me parece que todo lo que cuenta es súper interesante y que todas las madres deberíamos conocerle antes de dar a luz para saber cómo es un parto y todos los factores importantes que le rodean que debemos tener en cuenta. Factores que seguro que si él no nos los cuenta nosotros no caeríamos en ellos.

Otro gran ser humano que he tenido el placer de conocer en persona en mi preparación universitaria ha sido Fidel Delgado. Me hizo abrir los ojos y me hizo ver que para poder cuidar con calidad primero me tengo que cuidar yo misma. Este tema me parece muy interesante porque cuando un bebé nace las madres y los padres nos olvidamos de nosotros mismos y nuestro centro es el bebé. Cierto es que el bebé necesita de nosotros y sin nosotros no podrías sobrevivir durante sus primeros años. Pero eso no significa olvidarnos de nosotros. Porque si nos olvidamos de nosotros mismos es cuando vienen los agobios, el cansancio, y todas las harturas habidas y por haber.

Os recomiendo su libro “Saber cuidarse para poder cuidar”.

Desde mi experiencia de madre considero que es importante saber quiénes somos para poder dar a ese pequeño que recién empieza a formarse en el interior de su mamá una infancia de calidad. Y un buen momento para indagar en ello (si no lo has hecho antes) es en el embarazo. Pero que si no tienes tiempo (como me pasó a mi) quizá todas esas dudas y esa otra necesidad de mirar de otra manera llega a vosotros cuando ya tenéis al pequeñín en vuestros brazos.

Lo que sí os recomiendo es que no hay que obsesionarse porque las cosas saldrán como tengan que salir. Y que si no salen como teníamos planeado pues no pasa nada. Que para eso está la Ley de la Compesación. Algo que me recomendó una compañera en mi último curso en la universidad cuando sintió mi malestar al conocer a Michel Odent en persona y escucharle ya que removió muchísimo en mi interior. Mi parto no fue tal y como él recomienda que sea y eso me dejó mal. Y cuando estaba inmersa en mi malestar e intentando digerir todo lo que allí se había expuesto se acercó mi compañera Alicia y me dijo: “No te preocupes, ya estás compensando por otro lado”. Y tenía razón. Allí estaba yo haciendo un curso universitario acerca del acompañamiento respetuoso a la infancia. ¡Gracias Alicia por aquellas palabras porque me reconfortaron un montón!.

Pues ahora estoy yo aquí para decíroslo a vosotros:

“No os preocupéis porque ya compensaréis por otro lado”

 

 

Comentarios

No hay comentarios.

Envie su comentario
Pulsando enviar, confirmas haber leído y aceptar nuestros términos de uso

Buscar
Etiquetas